21
01.2010

Carolina Alo y Fabián Tablado, llevaban tres años de novios, ella tenía 17 años y él 20, el 4 de junio, Carolina hubiese cumplido años.
Ambos, vivían con sus familias en el centro de la ciudad de Tigre, y cursaban juntos el 4to. año de bachillerato, en el turno nocturno, en el Colegio Marcos Sastre, de esa localidad

Era un noviazgo toxico, las amenazas de Tablado hacia Carolina y agresiones fisicas, eran moneda corriente.
Segun comentaron los amigos de la pareja en el juicio, hasta llegaban a ser reciprocas las
agresiones.


A veces han tenido que intervenir amigos y hasta incluso el propio papa de Carolina.
Llego a romperle el tabique nasal, por lo que Carolina, debio mentir en la escuela y en la familia, para protegerlo.
Fabian, la celaba permanentemente
.

Ese Lunes 24 de Mayo de 1996, llegaron al colegio, como lo hacian todos los dias, pero, se retiraron antes de hora, cerca de las 20.00 hs, cuando la salida habitual, era pasadas las 22.30 hs.
Fueron directamente a la casa de Tablado, sus padres habian ido a cenar a casa de sus abuelos, asi es que la casa de la calle Albarellos 348 de Tigre, se encontraba desocupada por lo menos, hasta las 22.30 hs.

El unico que sabia de esa salida anticipada era un amigo de Tablado, Luis MarĂ­a Vallejos, a quien el fin de semana, le habia confiado, la intencion de asesinar a Carolina.

Vallejos relato en el juicio
“…que el sábado anterior habĂ­amos salido, tomamos, nos emborrachamos y Fabian me decĂ­a que las novias de los dos nos engañaban, que habĂ­a que matarlas a las dos. Como estabam alcoholizados, no lo tome muy en serio.
El 27 por la mañana, recibo un llamado de Tablado.
–Hoy lo hago.
–¿Qué cosa?
–Te dije que lo iba a hacer y hoy lo hago.
Ya por la tarde y en la entrada del colegio, Tablado insistiĂł:
– Vas a ver que hoy lo hago…”

Segun el expediente
Después de la hora 21,30 y no más allá de las 22,55 y despues de haber mantenido relaciones sexuales, Tablado, comenzo a agredir a Carolina, con elementos cortantes y punzantes que habian en la propia vivienda.

Utilizo una cuchilla, tres cuchillos de tramontina (algunos se rompieron por la violencia de la agresion) y hasta un formon, que es una herramienta utilizada en carpinteria, que fue utilizada tambien para apuñalar a Carolina.

A medida que recibia las agresiones, Carolina, trataba de escapar, movilizandose por la planta baja de la casa, a la vez que Tablado, continuaba persiguiendola y apuñalandola.
Segun las pericias, la agresion empezo con golpes de puño y algun objeto, lo que evidentemente, dejo a Carolina totalmente desprotegida y fuera de si.
Hasta que al final, exausta, cayo en la zona del garage de la vivienda.

Toda la agresion, se desarrollo en la planta baja de la casa, las manchas de sangre que se encontraron en la escalera y en la planta alta, fueron producto de que ya con Carolina sin vida, Tablado, subio a la planta alta a cambiarse la ropa ensangrentada y lavarse, las manos y la cara.
La ropa utilizada por Tablado, durante la agresion, se encontro, en la planta alta, incluso, las zapatillas.

A la par de que el hecho se iba desarrollando, Luis MarĂ­a Vallejos, no sĂłlo se preocupĂł sino que sospechĂł seriamente que la promesa de muerte de Carolina, podĂ­a llegar a cumplirse.
Lo que se le ocurrio en el momento, fue llamar al papa de Carolina, y aunque con voz disimulada, trato de alertarlo de que algo podria estar pasando entre Carolina y Tablado.

Asi relato, Edgardo Alo, ese momento:

Vallejos saliĂł antes de hora y me llamo.
–Después fue a la casa de Tablado y él le pidió que fuera a buscar plata para un remis, le dijo que se quería ir porque la había cortado toda, la había matado. Vallejos vuelve a la casa cuando yo estoy, y cuando lo veo digo:
– AhĂ­ hay un amigo.
Entonces lo agarra la policía y Vallejos cuenta que Tablado estaba esperándolo debajo del puente Tedín.
Los policĂ­as fueron vestidos de civil, en un coche particular. Tocaron tres bocinazos, de acuerdo con lo combinado con Vallejos. Tablado sale y un policĂ­a le dice:
– Pibe, le pegaste a tu novia.
Tablado contestĂł:
–No le pegué, la maté!

Una de las particularidades de este tremendo caso, es que no hizo falta, ningun tipo de investigacion, ni de perdidas de tiempo innecesarias en peritajes absurdos o mal hechos…
Podria decirse que a la semana siguiente, ya estaba en condiciones de ser elevada a juicio, con todos los detalles indubitables, de la culpabilidad de Fabian Tablado, en el homicidio de Carolina Alo.
En dos horas, el acusado estaba detenido. Ni siquiera fue necesario mas de una persona, para su detencion.

El Juicio

El debate oral comenzo en Diciembre de 1998, poco mas de dos años, despues del hecho.
La acusacion oficial, estaba a cargo del fiscal Julio Novo.
El lugar destinado al juicio seria la Sala III de la Cámara Penal de San Isidro y estaba integrada por los jueces Fernando Luis María Mancini, Celia Margarita Vázquez y Fernando Marotto. La presidencia del mismo seria de Mancini.

Por otro lado, la familia de Carolina era representada por el abogado, Roberto Damboriana y la defensa de Tablado a cargo de Omar Breglia Arias y Adrián Tenca (despues vendrian otros)

Ya que la culpabilidad, no podia ponerse en duda, la defensa de Tablado, se apunto a demostrar de que su defendido era inimputable.
Podria decirse de que fue una batalla entre peritos, psicologos y psiquiatras, cada uno con posturas diferentes, que si bien, no lograron convencer a la familia de Carolina, si lo hicieron con el tribunal que cambio de caratula, pero no consideraron la inimputabilidad.

Los jueces entendieron que:
Al momento de ocurrir el hecho por el que se lo procesa, Fabián Gerardo Tablado, se encontraba en condiciones de comprender la criminalidad de sus actos y/o dirigir sus acciones.

De la acusacion original del fiscal Novo y el juez Makintach quedaron desestimados ensañamiento y alevosía, convirtiendo el hecho en un Homicidio simple, con los consiguientes beneficios en la condena.

El 16 de diciembre de 1998, Fabian Tablado, en fallo dividido, era condenado a 24 años de prision por Homicidio Simple.
Fue confirmado el 27 de junio de 2000, mediante sentencia del Tribunal de CasaciĂłn Penal de la provincia de Buenos Aires.

Publico:
Caso: Carolina AlĂł

Comentarios Cerrados.