24
09.2012

Cerca de las 18:30 hs, del Martes 21 de septiembre de 2004, Cecilia Cubas, de 31 a√Īos e hija del ex presidente de Paraguay Ra√ļl Cubas Grau, fue secuestrada por un grupo comando, cuando se encontraba llegando a su vivienda del barrio Laguna Grande de San Lorenzo, a solo 50 metros de la entrada.

El grupo de secuestradores, estaba fuertemente armado, y en el intento de fuga de Cecilia, llegaron a disparar al motor de su camioneta con armamento de un poder de fuego poco habitual, con el fin de detenerlo.

En el lugar la Polic√≠a hall√≥ 15 casquillos de calibre 9 mil√≠metros y 4 de fusil de asalto M-16 y un martillo de gran tama√Īo, que fue utilizado por los secuetradores, para romper el cristal del lado del acompa√Īante de la camioneta

Los investigadores paraguayos tenian la hipotesis, que luego se confirmaria, que el grupo que secuestro a Cecilia era el mismo que, el a√Īo anterior, tambien un 21 de Setiembre pero del 2003, se llevo a Cristian Schaerer en Corrientes (caso que todavia no quedo totalmente esclarecido).

La sociedad paraguaya quedo conmocionada por el secuestro.
A pesar de pretender mantener cierto hermetismo debido a que la familia negociaba con el grupo secuestrador, los medios buscaban hacer su parte.
Se realizaron campa√Īas publicas, solicitando la ayuda de la poblacion, para que se informe sobre movimientos extra√Īos en lugares donde pueda ser probable que se mantenga cautiva a Cecilia, asi, llegaron hasta solicitar informes sobre los alquileres de propiedades, en cualquier zona del pais.

Prueba de vida

El juez Hugo Sosa Pasmor confirmo el contacto con los secuestradores, y el aporte de una prueba de vida, como tambien que solicitaron un millon de dolares por la devolucion de Cecilia, aunque no de manera oficial, se supo de un pago de ochocientos mil en el mes de Noviembre.
Uno de los contactos fue por medio del telefono celular de Cecilia pero, no resulto posible rastrearlo, ya que aparentemente eran realizados desde el exterior del pais, lo que hacia dudar, si la victima, pudo haber sido sacada del pais, pasando los controles aduaneros, sin llamar la atencion.

Tambien se hizo publica una carta, que segun su propia familia, fue escrita por Cecilia, donde pide que abonen el rescate solicitado.

Esta carta, lleva a manera de titulo, una de las noticias del diario, enviado como prueba de vida

El 16 de febrero de 2005, la fiscal a cargo de la causa, Sandra Qui√Ī√≥nez y un grupo de investigadores, ingresa por la fuerza a la vivienda ubicada en Las Palmas 342 entre Primera y Segunda, del barrio Mbocayaty de √Ďemby, a solo 15 km al sur de la capital, Asuncion.
La vivienda estuvo habitada hasta fines de diciembre de 2004 y la segunda semana de enero del 2005, aproximadamente, se vio a gente retirando la camioneta que ten√≠an en el lugar, y desde entonces no se vieron m√°s se√Īales de presencia humana en dicha casa.

En un primer momento, llamo la atencion que en todas las puertas que daban al exterior, se habian realizado agujeros a distitas alturas, a manera de mirillas.

La casa, tenia evidentes signos de haber estado cerrada un tiempo considerable, y al examinar las habitaciones, hubo una que llamo particularmente la atencion, debido a que se hallaba como tapiada, sin vista hacia el exterior y con cerramientos adicionales en la puertas y ventanas.
Al verificar los pisos, encontraron un sector de aproximadamente un metro por un metro, que daba la impresion de que habia sido reparado hacia poco tiempo y el que tenia un cierto eco, al golpear sobre el.

Sospechaban que podrian haber armas escondidas y ordenan remover ese sector.
Debajo de la capa de cemento se encontr√≥ un t√ļnel de 70 cm de di√°metro y 1,70 metros de profundidad , que a su vez conectaba con otro tunel, paralelo al piso y que terminaba en una especie de recamara.

Tunel

Se debio solicitar el apoyo del cuerpo de bomberos, con equipos de oxigeno, ya que en el tunel, el aire se tornaba irrespirable, careciendo de ventilacion.
Despues de recorrer unos 15 metros de tunel con direccion hacia la vereda de la vivienda, se encontraron con una recamara y una semifosa, donde yacía un cuerpo en avanzado estado de descompocision.

Mirta Gusinky

En las horas siguientes, pudo confirmarse que era el cuerpo de Cecilia Cubas, la verificacion, incluyo el reconocimiento in-situ, por parte de la madre de Cecilia, Mirta Gusinky.

LA INVESTIGACION DEL CRIMEN
Tras la primer conmocion de la sociedad que fue el momento del secuestro, ahora volvia otra vez el mismo sentimiento, al confirmarse el hallazgo del cuerpo, sin vida de Cecilia Cubas.

Oscar Latorre, fiscal general del Estado, en conferencia de prensa menciono a los medios, que la nariz y boca de Cecilia estaban cubiertas por cintas adhesivas y que la causa de la muerte fue por asfixia.

Seg√ļn los informes medicos, Cecilia llevaba muerta entre 30 y 60 d√≠as, el tiempo exacto es dif√≠cil de precisar porque el cuerpo fue cubierto con cal y eso altera el proceso de descomposici√≥n.
Se efectuaron todas las pruebas de laboratorio en Paraguay pero debieron recurrir s un país extranjero para determinar la forma en que fue muerta.

José Nicolás Lezcano, el medico forense contratado por la familia Cubas aseguro:
РEl cadáver no presentaba signos de haber sido violada ni tenía rastros de armas de fuego o arma blanca.

El informe de Toxicología Clínica y Forense, determino que la joven fue sedada con dos tipos de drogas: flunitrazepam y difenhidramina. El médico forense Pablo Lemir confirmó durante el juicio oral que la joven Cecilia Cubas fue enterrada viva.

Oscar Nicanor Duarte Frutos, presidente de Paraguay en ese momento, aseguraba en cadena nacional:
– No escaparan. Que sepan estos delincuentes que el pueblo esta unido para hacerles frente.

No habia a la vista, alguna otra intencion salvo de deshacerse del cuerpo, que habrian utilizado para lograr ingresos economicos.

Desde el inicio del secuestro el 21 de Setiembre de 2004, la investigacion pudo relacionar, el caso de Cecilia Cubas, con otros secuestros ejecutados en Paraguay, Brasil y Argentina.

Hubo abundante informacion, que relacionaba a distintos grupos de izquierda de Paraguay con las Farc de Colombia, hasta incluso, se llego a determinar, que las Farc, asesoraron directamente y casi en tiempo real, durante todo el operativo del secuestro.
Cruces telefonicos y emails, fueron el centro de las pericias, que terminarian comprobando el vinculo y ayudando a la detencion de unas veinte personas involucradas directamente en el secuestro.
Algunos, fueron capturados en Paraguay, otros en Argentina, algunos murieron en enfrentamientos armados en otros delitos.

Con el secuestro de Cecilia Cubas, quedo al descubierto, una red, de secuestradores, conformada por mano de obra, de los tres paises, que interactuaban permanentemente, e intercambiaban informacion de posibles objetivos y viviendas en donde mantener cautivas a sus victimas.
Asi, podian secuestrar a alguien en Paraguay y ocultarlo en Argentina, o viceversa, obteniendo una impunidad casi total.
Varias fuerzas de seguridad, estaban involucradas en los secuestros, ya sea liberando zonas o aportando logistica a los grupos.

Un antedecente con la misma metodologia, fue el secuestro de María Edith de Debernardi, secuestrada en Noviembre del 2001 y liberada el 19 de enero del 2002, despues que el empresario paraguayo Antonio Debernardi, pagara la suma de un millon de dolares por su rescate.
La familia Debernardi era muy allegada al ex dictador Alfredo Stroessner, que ocupara la presidencia de Paraguay durante casi 35 a√Īos, entre 1954 y 1989.

La conexión con las FARC fue confirmada por la Fiscalía General de Paraguay y la Fiscalía colombiana en un trabajo conjunto.
Se realizaron cruzamientos de llamadas y mails de los secuestadores y se determinó que había un enlace entre Rodrigo Granda, considerado canciller de las FARC, y Osmar Martínez, sindicado como el cerebro del grupo.

La revista Colombiana La Semana, daria cuenta, ya en el mes de Febrero de ese a√Īo, de las conexiones entre las Farc de Colombia y el EPP Paraguayo, mostrando los resultados de algunas pericias telefonicas y de correos electronicos entre las agrupaciones y haciendo clara referencia al secuestro de Cecilia Cubas.
Algunos de los mensajes tomaron estado publico, tanto en Colombia como en Paraguay, otros forman parte del secreto de sumario.

Los profugos formaban parte del grupo político de la izquierda Patria Libre (PPL), que derivara en el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP)

El juez Penal de Garantías Pedro Mayor Martínez, solicito a la Justicia argentina la extradicion de: Arístides Vera, Simeón Bordón, Gustavo Lezcano, Basiliano Cardozo, Roque Rodríguez y Agustín Acosta, todos miembros del partido Patria Libre.
El fiscal Rogelio Ort√ļzar pose√≠a suficientes pruebas que los involucraban con el secuestro y homicidio de Cecilia Cubas.

El juez federal Argentino Ariel Lijo dispuso la extradición de esas seis personas, hecho que genero manifestaciones de residentes paraguayos en las afueras de los tribunales Argentinos.
Lijo ya habia ordenado, la detencion de las seis personas, en la cárcel de Villa Devoto, a la espera del del proceso de extradición.

En un principio, los acusados habian solicitado refugio a las autoridades Argentinas que habia sido rechazado.

Por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas se realizaron tres juicios orales con 20 procesados condenados, pero aun quedan varios profugos.

El tercer juicio culmino en Julio de 2012 con la condena de las siete personas que participaron de la reunión en que se aprobo la muerte de Cecilia.

Desde el 2005 están prófugos los principales autores materiales del secuestro: Manuel Cristaldo Mieres, Osvaldo Villalba, Magna Meza y Osmar Benítez.
Tambi√©n son buscados por este caso Lorenzo Gonz√°lez, Alsides Mereles, Isax Burgos, Blas Franco y √Āngel Acosta.

En Paraguay y resto del mundo continuan requeridos los miembros de las Farc, Rodrigo Granda y Orley Jurado Palomino, quienes presuntamente asesoraron a los secuestradores.

En enfrentamientos con policías fallecieron: Severiano Martínez, Nimio Cardozo y Gabriel Zárate Cardozo.

Las sentencias de los juicios, con un promedio de 25 a√Īos de prision, fueron todas confirmadas por la Suprema Corte de Paraguay

Las bandas de “Las tres banderas” siguen operando en los tres paises, no hay fuerza de seguridad lo suficientemente transparente, como para evitar que eso suceda.


Actualizacion

Osmar MartinezEn Diciembre de 2015, murio Osmar Martínez, uno de los cerebros del secuestro, en el Hospital de Barrio Obrero de Asunción, donde fue trasladado desde la prision.
Se encontraba detenido desde el a√Īo 2006, purgando una condena de 35 a√Īos, por el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas.

Publico:
Caso: Cecilia Cubas

Comentarios Cerrados.