18
12.2012

Julieta AriasJulieta Monica Arias, tenia 32 a√Īos y era madre de dos hijas de 6 y 12 a√Īos, vivia en el Barrio Siglo XXI, al sudeste de la ciudad de Salta.
El 30 de Julio de 2008, Julieta fue vista por ultima vez con vida y aparecio el 2 de Septiembre, asesinada y enterrada en los fondos de la casa que compartio con quien fuera su pareja, hasta el a√Īo anterior, Ariel Sixto Delgado de 35 a√Īos.

Julieta y Delgado, estaban casados desde 1995. Vivieron varios a√Īos, en la casa en la que se produjo el homicidio, ubicada en la manzana 361 “C”, lote 7, del barrio Siglo XXI, pero ambos se fueron de ese lugar en Abril del 2007, cuando decidiron separarse.
La casa estaba deshabitada, Delgado se había quedado con las nenas y estaba viviendo con ellas en la casa de su madre en el barrio Santa Cecilia.
Julieta inició otra relación y se fue a viir al barrio Miguel Ortiz, con Marcos Agudo.

La razon principal de aquella separacion, fueron los malos tratos a los que Julieta era sometida por Delgado y que fueron motivo de una serie de denuncias y hasta exlusiones del hogar.
Julieta era empleada en una empresa de seguridad privada, aunque en los ultimos meses, habia dejado el empleo.

Ariel Sixto Delgado, de 35 a√Īos, se desempe√Īaba en la seccion de limpieza de una agrupacion politica local.

Julieta y su familia, lo habian denunciado en mas de 13 oportunidades, segun consta en los juzgados.
Delgado, tambien recurrio a la justicia con una denuncia a Julieta.

РEn el Juzgado de Primera Instancia en lo Civil de Personas y Familia 6 se tramito una causa promovida por Delgado contra Arias, por abandono de los hijos, en cuyo marco se cito a Natalia a una audiencia que se realizó el 30 de mayo de 2008 donde Natalia, no se presento.
Ordenandose tras escuchar a los menores y a la Asesora de Incapaces, otorgar la guarda provisoria de los ni√Īos al padre, quien los debia alojar en la casa de la abuela paterna, sin posibilidad de trasladarlos a otro domicilio.

– El 27 de agosto del a√Īo 2007, se ordeno la exclusi√≥n del hogar de Delgado en una causa promovida por Arias por violencia familiar. Se le impuso en aquella ocasi√≥n la prohibicion de ingresar al domicilio de barrio Siglo XXI y de acercarse a los lugares donde concurriera la mujer

РA partir de una nueva denuncia policial, se intimo el 15 de Mayo de 2008, nuevamente a Delgado para que se abstuviera de ejercer actos de violencia física y psíquica, como así tambien de proferir insultos, palabras agraviantes o soeces o desplegar conductas amenazantes, en contra de Julieta Mónica Arias

Julieta también había denunciado a su propia madre, Berta Bautista, por violencia familiar.
РEl 10 de abril de 2008, la jueza Civil de Personas y Familia de Quinta Nominación, Adriana Martorell, había intimado a la acusada, a abstenerse de ejercer actos de violencia física y psíquica, como así también de proferir insultos, palabras agraviantes o desplegar conductas amenazantes en contra de la denunciante Julieta Mónica Arias y/o su grupo familiar

Si bien, la justicia, libraba acciones, de proteccion sobre Julieta, nadie controlaba si se cumplian.
Como en otros muchisimos casos, la investigacion sobre las fallas judiciales, recien comienzan despues del homicidio de la denunciante.

Nadie la busco, no se hicieron rastrillajes en los campos, no hubo investigacion.
La nueva pareja de Julieta, Marcos Agudo, apenas horas despues de su desaparicion, se dirigio a la comisaria a realizar la denuncia, y la respuesta fue que solamente familiares podrian realizarla, por esa razon, su padre, realizo la primer denuncia, 24 hs despues.
Esta nueva relacion, habria despertado los celos de Delgado, y podria haber aportado al desenlace fatal.

Despues de tantas insistencias por parte de la familia, la investigacion, decide indagar en la zona donde habria convivido la pareja y encontraron algunos testimonios que mencionaban que se los habia visto juntos, para la fecha de la desaparicion de Julieta y se realizo una primer inspeccion en la casa, sin ningun hallazgo en particular.
El fiscal, ordena un segundo allanamiento de la vivienda, y en presencia de Berta Bautista. madre de Natalia, recorren el fondo de la casa, donde justamente se percibia un olor muy fuerte y particular.

Encuentran el cadaver de un perro, que habia sido enterrado en esos fondos, pero, en momentos en que los investigadores, abandonaban la tarea, les llama la atencion, que debajo de una pila de ladrillos y chapas, la tierra se encontraba muy revuelta.
En ese mismo momento, Delgado sufre una descompensacion, que hace que uno de los policias lo lleve al interior de la vivienda, y lo deje solo en una habitacion.
No habian pasado cinco minutos, que el policia vuelve a ingresar y le se√Īala a Delgado
– La encontramos..!
Esas dos palabras lograron el quiebre total del hasta ese momento sospechoso y termino confesando el crimen.
El cuerpo de Julieta, en el momento de la confesion, aun, no habia sido hallado, pero fue Delgado quien les se√Īalo que alli se encontraba.

En su declaracion ante el fiscal, Delgado se√Īalo, que el dia de la desaparicion de Julieta, se habian encontrado, y le habria exigido tener relaciones sexuales, y ante la negativa de la mujer, la golpeo, la estrangulo y la violo.
Tambien procedio a asesinar al perro y enterrarlo en los mismos fondos, para disimular el olor.

Juicio

El 4 de octubre de 2010, se inicio el juicio por el asesinato de Julieta Arias, con Delgado como unico imputado del hecho.
La C√°mara 2 en lo Criminal, compuesta por Angel Longarte, Bernardo Ruiz y Carlos Pucheta, quince dias despues, lo declararon culpable de homicidio agravado por el vinculo, condenandolo a la pena de veintitr√©s a√Īos de prisi√≥n, accesorias de ley y costas por ser el autor del homicidio de Julieta Arias

Los jueces tambien hicieron lugar a la acci√≥n civil y condenaron a Delgado a pagar a la familia de la v√≠ctima la suma de 300 mil pesos en concepto de da√Īo moral.

Una relacion toxica, una pelea por la tenencia de los hijos, con un final, que dejo a los hijos fuera de cualquier discusion, la mama muerta y el padre preso.
Se olvidaron de los hijos.

Publico:
Caso: Julieta Mónica Arias

Comentarios Cerrados.