20
03.2014

Natalia Vercesi de 27 a√Īos, fue salvajemente asesinada, la tarde del Miercoles 8 de Julio de 2009 a golpes y pu√Īaladas en el interior de su vivienda, en la localidad de San Francisco, pcia de Cordoba.
Estaba casada desde el a√Īo 2002, con el ex-basquetbolista Alejandro Bertotti, de 36 a√Īos, actualmente kinesiologo, tenian una hija de cinco a√Īos, y cursaba un embarazo de 24 semanas.
Vivian en la casa donde se cometio el homicidio, propiedad de los padres de Natalia en la calle Urquiza 94.

Asi fue la primer declaracion de Bertotti a la policia

A las 18.53 hs, llegue solo a mi casa ubicada en la calle Urquiza 94 de San Francisco.
Mi mujer estaba adentro planchando ropa. Al llegar abri el porton, ingrese mi vehículo y comence a cerrar el garaje.
La casa no tiene jardin, y tanto la puerta de ingreso como la del garaje dan directamente a la vereda.
Mientras estaba cerrando, fui abordado por dos hombres que me obligaron a meterme a la casa.
Una vez en el interior los dos delincuentes, portando un arma de fuego y un arma blanca, comenzaron a amenazarnos, produciendo un ataque de nervios en Natalia.
El que portaba el arma de fuego me dio un fuerte golpe en la cabeza que me dejó grogui.
Uno de los hombres me golpeo en la cara y me partio una silla en la espalda. Tirado en el suelo, con la rodilla del asaltante en la cintura y una pistola en la nuca, estaba casi inconsciente mientras atacaban a mi mujer embarazada.
Cuando volvi en sí (no sabe cuanto tiempo transcurrio), vi que los delincuentes se escapaban por la puerta de adelante y mi mujer estaba tirada y ensangrentada en el suelo.
Lo primero que hice fue acercarme a ella, agarrarle la cara y gritarle:
– Natalia, Natalia !
Lo segundo fue lavarme las manos en una canilla, y despues, llamar por telefono para pedir ayuda.
Llame primero al 101. Como en el 101 me daba ocupado volvi a marcar, pero en lugar de llamar a la ambulancia lo hice a la casa de mis suegros
– Paso algo tremendo, vengan !. les dije.
El tercer llamado, otra vez lo intente al 101. Esa vez si me atendieron y pedi ayuda.
Hice un cuarto llamado que fue a mis padres.
Sali corriendo a buscar a un vecino que tiene un negocio de reparaci√≥n de ca√Īos de escape ubicado a unos 50 metros de casa, y le dije:
РPelado, vení que me asaltaron y creo que me mataron a la Nati.

A una cuadra y media de su casa, hay una clínica donde él trabajo anteriormente.

Bertotti y José Mícori (el vecino), volvieron a la casa, fueron los primeros en entrar despues del hecho.
El cad√°ver de Natalia estaba cerca de la cocina, junto a un charco de sangre, Micori se acerco y constato que estaba fallecida.
A los pocos minutos, llegaron los primeros policías y el servicio de emergencias.
Bertotti sangraba por la nariz, a consecuencia del golpe recibido.
Evidentemente conmocionado, contaba lo ocurrido, y se limpiaba la sangre con la misma remera que tenía cuando ocurrio el asalto.

Bertotti reiteraba.
Que los ladrones se habían llevado 15 mil pesos y que lo que hizo reaccionar de manera violenta de los delincuentes fueron los gritos de su su mujer cuando comenzo el asalto.

Nadie dudo de la version del esposo de Natalia, incluso, el pueblo se solidarizo con el.
La escena del crimen fue relevada por la Policía Judicial y se realizo la entrega de la casa, a Bertotti, segun los pasos normales.
Nadie le solicito la remera ensangrentada. Cuando fueron a pedírsela, ya la habían lavado.

Bertotti

Los pasos procesales se siguieron adecuadamente. Se le realizo la autopsia al cuerpo y luego fue entregado a los familiares.
El día del velatorio, el pueblo se encontraba consternado por la terrible perdida de las dos vidas y el dolor del viudo, la solidaridad era absoluta.

La declaracion de Bertoti, no termino de convencer al fiscal Bernardo Alberione, que encargo un relevamiento de las camaras de seguridad de la zona.
Es asi, que se llega a dar con la camara ubicada en el numero 55 de la misma calle y que pertenece al estacionamiento de la empresa Codini, ex fabrica militar.

En la filmacion de la camara, se ve perfectamente el momento en que Bertotti, llega a su casa, a la hora que menciono.
Lo que no se vio, es ingresar a nadie mas, como el mismo habia declarado.

Esto fue el inicio de la sospecha, que lo llevaban a Bertotti a caer en una serie de contradicciones.
Desde las marcas inexistentes en su espalda, de la supuesta silla con la que fue golpeado, hasta el importe que menciono le habian robado, que no habia ninguna constatacion de su ingreso.
A todo, se suma el testimonio de una vecina, que aparece en la misma camara de seguridad, en momentos en que estacionaba su auto, frente a su casa, sobre la vereda, lindante con la casa de Bertotti, minutos despues de las 19.00 hs y que aseguro que nadie salio de la casa de Natalia, como se√Īalo Bertotti.
El golpe que Bertotti recibio en el rostro, segun los medicos forenses, no era de tal magnitud, como para dejarlo inconciente.

En funcion de esta serie de indicios es que el fiscal, convirtio la causa en casi secreta, no divulgando datos a la prensa.

El matrimonio Bertotti – Vercesi, gozaba de una excelente reputacion en el barrio, ambos eran apreciados, y sobre todo Bertotti, muy respetado en su profesion.

Una semana despues del hecho, la misma familia de Natalia, no podia dar credito a la sospecha que comenzaba a asomar por los medios, sobre la responsabilidad de su yerno, en el homicidio de Natalia.


Victor, el papa de Natalia, decia a un medio local
РLo vamos a defender a muerte, de cualquier forma. Es descabellado creer que hizo eso. Jamás dio motivos para creer que esa hipótesis fuera posible

Rita, la mam√°, al mismo medio respondia
‚ÄďNo tiene nada que ver con la muerte de su hija y le pidi√≥ a la Polic√≠a que no encubra a los asesinos. Pongo las manos en el fuego por √©l, era un hombre que viv√≠a para su familia.
Mi hija no podría soportar que se digan estas cosas de mi yerno

Lo mismo sucedia con vecinos y amigos, nadie podia sospechar que en esa pareja tan agradable que veian a diario, pudiese desencadenarse, semejante tragedia.

Un periodista de un diario local, recibe un llamado, donde le se√Īalan el nombre de una persona que aparentemente estaba involucrada en el asesinato de Natalia.

Asi aparece en la escena Leonardo Andres Forti, por ese entonces de 19 a√Īos, que vivia en el Barrio Roque S√°enz Pe√Īa, de la misma ciudad.
Forti, le menciona al periodista, que estuvo en la casa de la calle Urquiza, pero que no habia hecho nada de lo que se vio despues en los medios.
El periodista, le aconseja ponerse a dispocision del fiscal, intercediendo el mismo, en el tramite.
El fiscal Alberione, despues de una reunion previa y de escucharlo en la fiscalia, decide su detencion preventiva.
Esta declaracion de Forti, dio un vuelco en la causa, ya que en la misma, involucra directamente a Alejandro Bertotti, como posible autor del homicidio.

Despues de cotejar los dichos de Forti, con la prueba recolectada por la investigacion, es que el fiscal decide tambien la detencion de Bertotti, hecho, que termino de conmocionar a la localidad. Ironicamente Alejandro Bertotti, se habia puesto a dispocision de la justicia, unos dias antes, cuando se solicitaban las pruebas de Adn, sobre los cabellos encontrados en las manos de Natalia.
Los datos aportados en las ultimas horas, lo transformaban de victima en victimario.
La sociedad, tan pendiente del caso, no podia dar credito a lo que la prensa estaba informando.

Finalmente, el fiscal, elevo la causa a juicio oral con Bertotti y Forti, como unicos imputados del delito de Homicidio calificado.

EL JUICIO

El debate se inicio el 25 de Abril de 2011
El tribunal estaba integrado por los jueces Hugo Roberto Ferrero (Presidente), Claudio Marcelo Requena y Mario Miguel Comes.
El fiscal de juicio, Víctor Hugo Pezzano.
Los padres de Natalia y los hijos de la pareja, fueron querellantes, por partes separadas.

Imputacion de la Fiscala
El dia 8 de Julio de 2009, siendo aproximadamente las 18.50 hs, Alejandro Alberto Bertotti, llego a su domicilio ubicado en la calle Urquiza N¬į 94 de la localidad de San Francisco, Cordoba, donde conviv√≠a con su esposa Natalia Vercesi y su hija Julieta de 5 a√Īos,conduciendo su propio vehiculo marca Volkswagen Bora, de color azul oscuro, dominio GFU-418, como era habitual.
Bertotti, llevaba oculto en el interior del auto, en la parte trasera a Leonardo Andrés Forti.
Ambos acusados, se conocian de bastante tiempo antes y Bertotti, solia darle algunos trabajos a Forti a cambio de distintas sumas de dinero, incluso, atacar a quien fue amante de Natalia, Leonardo Rostagno.
En esta ocasion deberia entrar a su propio domicilio y simular un robo, para lo cual, debia golpearlo a el mismo y a su esposa Natalia.

Juicio

Declaro Forti
РBertotti me pagó para que le diera un susto a su mujer. El arreglo era que la golpeara a ella y a él. Yo hice lo que me pidió. No me di cuenta de que ella estaba embarazada. Le pegué a ella en el pecho y en la nuca.
Antes de irme, ella estaba con vida y yo la escuche que gritaba: ¬°Ale, ayudame!.

El fiscal, habia ordenado exumar el cadaver de Natalia, para constatar las lesiones mencionadas por Forti.
Las lesiones fueron confirmadas en el cuerpo, por lo que los dichos de Forti, gozaban de mas asidero que la version de Bertotti.
Los tres golpes que recibio Bertotti, uno con un hierro y dos golpes de pu√Īo, no eran de tal magnitud, segun los forenses, como para dejarlo fuera de combate, por lo que se puede entender que al momento de salir Forti de la casa, la mujer estaba con vida y Bertotti, en condiciones de terminar con su vida, como confirmo la autopsia.

Unos operarios que estaban trabajando en la muebleria Luna,casi lindera a la casa de Natalia, encontraron, dias despues del asesinato, un cuchillo, envuelto en un par de guantes de cirugia.
Los trabajadores, aseguraron que los dias anteriores el cuchillo no se encontraba en ese lugar, ya que ahi mismo, ellos todos los mediodias, se sentaban a almorzar.
No habia forma de salir de la casa, ni habia huellas de otro lugar de salida que no sea la puerta del frente (atras, estaba el perro de la familia).
Lo que se deduce es que el cuchillo fue el arma homicida, y que ese tipo de guantes, solo podian ser adquiridos por alguien relacionado a actividades sanitarias.

Durante el juicio, y a partir de la declaracion de testigos allegados al matrimonio, fue desentra√Īandose una historia de celos, infidelidades y maltratos que la familia desconocia totalmente y que de alguna manera, desencadenaron la tragedia.
En el debate se confirmo que tanto Bertotti como Natalia, tenían relaciones paralelas y que esa presunción de parte del viudo, fue clave en su determinación para organizar el crimen, atormentado por la sospecha de que el bebe por nacer, no fuese de el.

Informe forense

– Hallazgo
8-7-2009 a las 20.05 horas.
… cad√°ver de sexo femenino de Natalia Vercesi, de 27 a√Īos, en su domicilio, el cual se encuentra de c√ļbito dorsal, con herida cortante profunda en cara antero lateral izquierda del cuello, en regi√≥n paralar√≠ngea derecha, herida cortante en falanges izquierda y derecha, herida desgarrante en cara palmar del anular izquierdo, heridas punzantes en t√≥rax, mejilla cortante, punzante y equ√≠mosis en regi√≥n esternal media y otras heridas cortantes y penetrantes.

– Autopsia
Veinticuatro lesiones cortantes distribuidas de la siguiente manera:
1) Dos lesiones de poca importancia en el rostro;
2) Tres lesiones en el cuello de las cuales las dos anteriores por sí solas, pudieron ocasionar la muerte
3) Doce lesiones en tronco de las cuales siete eran penetrantes y lesionaron pulm√≥n derecho, pericardio, vazo, h√≠gado, intestino delgado, diafragma y √ļtero en menor proporci√≥n
4) Siete lesiones en ambas manos, compatibles todas ellas con signos de defensa.
De éstas lesiones sólo siete fueron penetrantes y lesionaron órganos nobles, las cuales podrían haber provocado la muerte de la misma en un tiempo más o menos prolongado pero no inmediato, por lo que debemos suponer que la causa eficiente de la muerte se produce por las lesiones sufridas en el cuello al seccionar la vascularización venosa y arterial izquierda, produjeron un sangrado profuso e intempestivo que indujeron a shock hipovolémico cataclismico y fulminante que duró pocos minutos.

En el debate, Alejandro Bertotti cambio la version de loe hechos en dos oportunidades, primero dijo que fue un asalto, tal como declaro en la primer oportunidad ante el fiscal.
Y en pleno juicio, se desdijo, y hablo de una venganza narco, porque le habia prometido a Forti, una suma de dinero para iniciarse en la venta de drogas de la cual el mismo, seria socio, comprometiendolo a Leandro Forti.
Esta ultima version, no fue creida, ni por el tribunal, ni por los jurados, ni por los medios.

Los jueces entendieron que el Bertotti hab√≠a contratado a Forti para que mate a Natalia pero, como no concreto el plan, termino el mismo apu√Īalando a su esposa hasta matarla.

– Detalles del juicio
El debate se llevo a cabo entre el 25 de Abril de 2011 y el 16 de Mayo de 2011
Mas de setenta testigos, pasaron por el tribunal

Un incidente extraordinario
Juli√°n Dom√≠nguez estaba preso y era compa√Īero de celda de Forti, en el Pabell√≥n N¬ļ 7, hasta uno o dos meses antes de quedar en libertad el 9 de agosto de 2010.
Dominguez, declaro al tribunal:
– Un recluso de apellido Zamudio, que goza de ciertos beneficios, por estar proximo a quedar en libertad, el d√≠a 1¬į abril de 2010, despu√©s del horario de visitas, lo encara y le dice:
РYo sé que vos estás con el gil del Leo Forti y tengo un negocio para vos. Me dijo que lo mandaba Alejandro Bertotti.
Quería que yo le consiga las huellas del Leo. Me mandaba papel, tinta, pastillas para hacerlo dormir y lavandina.
Yo tenía que dormirlo con las pastillas, entintarlo y sacarle la huella a uno o dos dedos, asentarla en el papel, y despues limpiarle la mano con lavandina para que no se diera cuenta. Me explica que Bertotti ya había ayudado a su familia, y que si yo hacía eso me hacían llegar $ 20.000.
Yo le dije que lo iba a pensar, para seguirle la corriente. Quedamos en encontrarnos el lunes siguiente en la Iglesia. Yo no concurrí a la Iglesia y no vi más a Zamudio. Pero en seguida le conte al Leo, porque soy amigo de el, y este me dijo que le iba a decir al padre.
Despu√©s de eso recib√≠ amenazas, me mandaban a decir que me iban a matar por bot√≥n, que lo hab√≠a mandado al frente yque era un “buch√≥n”

Tanto Dominguez como Zamudio, fueron testigos en el debate y se mantuvieron en sus dichos.

Finalmente, despues de 22 dias de debate, el tribunal, dicto su sentencia condenatoria.

Leonardo Andrés Forti
Es coautor responsable de los delitos de homicidio calificado en concurso real por alevosía y por pago de precio, en concurso ideal, y aborto en concurso real con accesorias legales y costas

Alejandro Alberto Bertotti
Es coautor responsable de los delitos de homicidio calificado por el vínculo, por alevosía y por pago de precio, en concurso ideal, y aborto, en concurso real con accesorias legales y costas

El resultado para ambos fue el mismo
Prision Perpetua

Los abogados de ambas partes, apelaron las sentencias.
Marcelo Brito, en el caso de Bertotti, alegando fallas procesales.
Y Mario Ruiz que junto con Sergio Corón, defendieron a Forti, apuntaron a que el acusado estuvo en el lugar, pero que quien termino con su vida fue el mismo esposo, ya que cuando Forti, dejo la casa, la mujer estaba con vida.

Por el momento, podran obtener algun beneficio, en unos 30 a√Īos.

Publico:
Caso: Natalia Vercesi

Comentarios Cerrados.