14
02.2010

El 9 de julio de 1984 Aurelia Catalina Briant, m√°s conocida como Oriel Briant, se encontraba en casa de su madre, junto a Christopher, de 3 a√Īos, el menor de sus hijos.
Cerca de las 23.30, llaman a la puerta, y ella reconoce a quien estaba del otro lado, por lo que accede a abrir.
Era un dia lluvioso, frio, y su unica ropa era un camison y un par de medias de color celeste que pasaban por sobre sus rodillas.

Alli empezaria uno de los tantos casos policiales impunes y sin resolver, debido entre otras cosas a las fallas en la investigacion.

Oriel tenia 37 a√Īos, y una vida que si bien, tambaleaba en lo amoroso, economicamente, era holgada y comoda, todo fruto del trabajo y la dedicacion a su profesion.
Llevaba casada 12 a√Īos con Federico Pippo, era profesora de ingles y tenian 4 hijos (Martina, Tom√°s, Juli√°n, y Christopher).


Se conocieron en 1969, en el boliche platense Federico V, cuando ella tenía 22 y él 29.
Pippo era profesor de Lenguas, Literatura e Historia Antigua en un colegio de la Capital Federal y en dos de La Plata. y daba catedra en la Escuela de Policía Bonaerense Juan Vucetich.

El 13 de julio de 1984 hallan el cad√°ver de Oriel en un costado de la ruta 2 Km 75 de Etcheverry entre unos arbustos y una arboleda.
El cuerpo, se encontraba solo con las medias celestes que llevaba en el momento de su desaparicion.
Presentaba 23 pu√Īaladas, la mayoria de ellas en la zona genital y dos tiros de arma de fuego, uno en el gluteo derecho y el otro en la cara.

La huellas en el lugar y las posibles pruebas, fueron totalmente destruidas por la inexperiencia del personal policial a cargo, hasta incluso, hubo quienes llegaron a vomitar en el lugar.

El juez del caso fue Julio Desiderio Burlando, padre del medi√°tico abogado penalista Fernando Burlando.
El fiscal que llevo la causa a juicio, Bruno Casteller, se hizo cargo dos semanas despues y las pruebas recogidas, ya no tenian utilidad judicial.

El mismo fiscal, se√Īalaba tiempo despues
– Se hizo todo lo que se pudo -dice-. Pero una cosa es tener pruebas para imputar y otra muy distinta para demostrar. Nunca se reunieron pruebas suficientes contra los Pippo.

Lo que ocurrió con la famosa tierra de Lobos fue que los frascos donde se la guardó no estaban rotulados. Ni sellados ni lacrados. Nada. Como fiscal me encontré que los frascos no tenían las garantías necesarias para ser consideradas pruebas de valor.

No tuve m√°s alternativa que pedir el sobreseimiento. Si no hab√≠a forma de demostrar la culpabilidad, no se los pod√≠a tener detenidos. El argumento m√°s importante que hab√≠a era el de la tierra, y era una prueba que no ten√≠a ning√ļn valor legal. Errores como ese hubo varios.
En el lugar donde apareció el cadáver, por ejemplo, había huellas de un rodado. Pero toda esa zona fue pisoteada por los periodistas y los propios policías y se perdió cualquier vestigio. Eran otros tiempos y faltaban aprender muchas cosas. No hubo intencionalidad de ocultar nada. Hubo imprudencia.

Con el tiempo, hubo detenidos, liberados, culpados y exonerados, hasta que la causa se cerro, sin culpables pero con sospechas ciertas de lo que habia sucedido, solo que no podia probarse.

Detalles de la causa:

РDespues de su separacion, Oriel, habia comenzado una relacion con un vecino, Alberto José Mensi, primer detenido en la causa pero liberado a las pocas horas (Murió en 1991 de un ataque al corazón)
– El siguiente indicio apuntaba a su ex esposo, Federico Pippo.
Fue detenido el 6 de septiembre de 1985 y tras las declaraciones de amigos y parientes, se detiene a la madre, Angélica Rosa Romano de Pippo y su hermano Esteban Pippo.

Se los apodo “El Clan Pippo”, estuvieron presos poco mas de un a√Īo (370 dias) en el Penal de Olmos, bajo el cargo de secuestro seguido de muerte. Pero la C√°mara del Crimen de La Plata estableci√≥ que no hab√≠a pruebas suficientes y que el acta del hallazgo del cadaver estaba mal hecha y fueron sobreseidos.
y finalmente en una de las apelaciones, fueron liberados.

Néstor Romano (primo de Pippo), habia asegurado en su declaracion que
РLa noche en que desapareció Oriel, los Pippo pasaron por su stud de Lobos con la mujer, lo que condecia con las pruebas halladas en las medias de Oriel, donde se encontraron restos de hierbas usadas en los stud como para que los caballos descansen.
Se supo tambien, seg√ļn las pericias, que la mataron en el lugar donde hallaron el cadaver. Lo que evidencia que la tuvieron secuestrada en el stud.
La modificacion de esa declaracion por parte de Néstor Romano, fue lo que dejo al Clan Pippo en libertad.

Tambien fue detenido Carlos Davis (a) Charlie, alumno y amigo intimo de Pippo, de quien se habria sospechado que tenia una relacion homoexual con su profesor.
Davis, aseguro en su declaracion
РPippo me dijo que estaba decidido a eliminar a Oriel. Fue hace dos meses, una tarde que caminábamos por avenida Santa Fe. Estaba el juicio de divoricio de por medio y el tema de la tenencia de los chicos. Y él no lo soportaba. No era la primera vez que me hablaba del tema, pero esa tarde me aseguró que ya le había pagado la mitad de una suma de dinero a cierta gente para que se encargara de ella.

– Ni la familia Pippo ni la familia Briant, nunca mas hablaron del caso, a pesar del asedio periodistico.
– Pippo, fue condenado socialmente, a pesar e que para la justicia, las pruebas no alcanzaban para condenarlo.
– En el a√Īo 2001, Pippo fue internado en el neuropsiqui√°trico de Melchor Romero en calidad de detenido.
– Federico Pippo, fallecido el 5 de junio de 2009, a los 68 a√Īos y en libertad.
– Dos de sus hijos tuvieron problemas legales, por robo y tenencia de drogas.
– Nunca hubo flores en la tumba de Oriel, en el cementerio de La Plata, ni se pagaron los impuestos por su sepultura.
– En el a√Īo 1991, sus restos fueron llevados a una fosa comun.

Al parecer, nadie habia asesinado a Oriel Briant, para la justicia y su crimen quedo impune.

De haber hallado culpables se los podria , segun la ley, haberlos condenado a muerte
El 25 de junio de 1976, con la presidencia de Jorge Rafael Videla, se promulg√≥ la ley 21.338 que introdujo modificaciones en el C√≥digo Penal seg√ļn las cuales se restableci√≥ el castigo capital para los casos de secuestro seguido de muerte.

En el a√Īo 1984 dicha ley fue modificada por el presidente electo Ra√ļl Alfons√≠n, que derog√≥ la pena de muerte mediante la ley 23.077.

Que fue de esa familia
Tom√°s Pippo Briant
Es economista y actualmente se desempe√Īa en una reparticion estatal.

Martina Pippo Briant
Trabaja como odontóloga en Campana.

Juli√°n Pippo Briant
Vivía con su padre y su hermano Christopher en City Bell.

Christopher Pippo Briant
Vivía con su padre y su hermano Julián. Estaba con Oriel, la noche del 9 de Julio.

Denise Briant
Es ginecóloga. Cuando el caso se cerró, no volvio a hablar del crimen de su hermana.

Esteban Pippo
Fue sobreseído en 1988 y actualmente vive en Lobos. Fue expulsado de la Policía debido al crimen de Oriel.

Angélica Romano
Madre de Pippo. Fue sobreseída en 1988. Murió de un ataque de presión.

Néstor Romano
Primo de Pippo. Fue sobreseído en 1988. En su casa de Lobos se supuso habria estado Oriel secuestrada 2 dias. Murió en 2006.

Otros actores de la causa
Julio Desiderio Burlando:
Fue el juez del caso y quien creyo en la culpabilidad del clan Pippo. Murio a fines de los ochenta
Bruno Casteller:
Fue el fiscal que encabezo el caso y en 1985 solicito el sobreseimiento del clan Pippo por falta de meritos. Hoy est√° jubilado

Denisse Briant, sosten√≠a que su ex cu√Īado hab√≠a llevado a su hermana esa noche. Agreg√≥ que el crimen ya estaba planeado. aseguro, que una semana antes, dos hombres ingresaron a la casa por una puerta que daba a un patio y solo la familia conoc√≠a.
La buscaban a Oriel, que justamente, esa noche no estaba, concluyó Denisse.
Apuntó directamente a Pippo, pero ya no se podia poner en aprietos al hombre que desde el inicio, fue el mas sospechado de la causa.

Se perdieron las evidencias, se borraron los rastros y se labraron mal las actas. No hubo modo de llegar a la verdad comprobada judicialmente, aunque la familia de Oriel, tuviera su verdad probada.

Publico:
Caso: Oriel Briant

Comentarios Cerrados.